Matricería y Moldes

¿Sabías que...

La ligereza y la resistencia a la amortiguación de impactos son dos de las principales ventajas del poliestireno expandido (EPS).

Este material, utilizado principalmente en la fabricación de embalajes, es capaz de soportar hasta mil veces su propio peso dependiendo de su densidad (de 10 kg/m3 a 35 kg/m3).

Procesos

Un proceso consiste en una secuencia de actividades convenientemente planificadas y/o realizadas en las que intervienen diversos medios, con objeto de conseguir un producto final elaborado de la máxima calidad, cumpliendo las especificaciones requeridas en los planos, en el menor tiempo y coste posibles, así como todos los estándares de Seguridad Laboral.

Los procesos más comunes son los procesos de fabricación de piezas, llamados también procesos de trabajo, los procesos de montaje y/o desmontaje de conjuntos mecánicos y los procesos de control de calidad de piezas y/o de verificación de maquinaria.


Definición de conceptos básicos

Fase. Se llama así al trabajo realizado por uno o más operarios en un puesto o máquina. Cada fase se divide a su vez en subfases y operaciones.

Subfase. Se llama así a la fracción de una fase y se utiliza cuando interesa agrupar una serie de operaciones. Su empleo se limita a algunos casos muy concretos (por ejemplo en todas las operaciones de amarre o estacada de una pieza).

Operación. Consiste en cada una de las unidades de trabajo realizadas, todas ellas distintas entre sí, pero generalmente agrupadas en una misma fase al ser de igual o similar nuturaleza.

Ruta. Es el camino que recorre un producto manufacturado por la fábrica o taller, determinando las distintas fases, subfases y operaciones.


Preparación de una hoja de proceso

En vistas a optimizar la ruta a seguir para desarrollar un buen proceso, se recomienda observar minuciosamente los siguientes datos:

  1. Material de la pieza a fabricar (definir siempre según normas).
  2. Imagen o dibujo de la pieza (con las cotas y datos más significativos).
  3. Especificaciones varias.
  4. Estudio de la geometría de la pieza, así como de sus superficies.
  5. Agrupación de superficies, relacionadas entre sí según el amarre o estacada a realizar y también relacionadas según las tolerancias de forma y posición consignadas en el plano.

Procesos de trabajo y procesos de montaje

En los procesos de trabajo se gestionan y controlan los recursos humanos y los medios productivos, los tiempos de montaje y fabricación para cada fase, subfase y operación, entre otros aspectos. Para ello se utiliza un documento en formato papel o en soporte digital, conocido con el nombre de hoja de proceso.

En este documento se plasman las características del producto a elaborar y la información necesaria para su fabricación, indicando los pasos u operaciones a realizar y su secuencia lógica, las máquinas y los utillajes que intervienen, los cálculos técnicos necesarios, las herramientas a emplear y sus características.

Las hojas de proceso pueden presentar diferencias en cuanto a formato y contenido dependiendo de la empresa y del tipo de producto a elaborar. No obstante, su función es siempre la misma: consignar los pasos a seguir para fabricar una pieza o para montar un conjunto; desde la provisión del material en bruto o de los distintos componentes, hasta que se obtiene el producto final.

Al elaborar la hoja de proceso es preciso calcular los datos y parámetros de trabajo necesarios para su realización.


En una hoja de proceso no hay lugar para la improvisación.

Por tanto, toda hoja de proceso deberá indicar los siguientes datos:

  1. El plano o imagen de la pieza o conjunto.

    Cuando la pieza a representar contiene un acotado complejo según el espacio que se dispone, es preferible reproducir solamente una imagen y adjuntar un plano debidamente acotado a la hoja de proceso.

    Cuando se trate de un proceso de montaje y/o desmontaje de un conjunto, deberá representarse un esquema a tal efecto y consignar mediante letras y/o números las partes que lo componen.

  2. Los datos que definen e identifican la pieza y el propio proceso, así como el propietario y el equipo o persona responsable del documento.

    Esto incluye el nombre o razón social de la empresa, la denominación del conjunto o pieza, su número de identificación y su número de plano o lámina, así como el número de piezas a fabricar.

    También, la clase de material (siempre según norma) y sus dimensiones en bruto, así como otras observaciones que se precisen consignar.

  3. Los equipos de protección individual (EPI's) a utilizar.
  4. Los números de fase, subfase y operaciones a realizar, con una breve descripción y con un croquis (siempre que éste aporte información añadida).
  5. La/s máquina/s y/o utillaje/s a utilizar.

    Cuando sea preciso, consignar el número de máquina y también la categoría del operario.

  6. Los datos técnicos de las operaciones a realizar.
  7. Las herramientas de trabajo y/o de control, con las características que las definen.
  8. Los tiempos de preparación y de ejecución para cada fase, subfase y operación.
  9. Un capítulo de observaciones en el que anotar aquellos aspectos a remarcar.
  10. Un cajetín en el que se indiquen las modificaciones realizadas sobre el documento.

Las hojas de proceso, muy lejos de parecer una carga añadida a las tareas de producción, suponen toda una serie de ventajas, de las cuales destacan:.

  1. La ausencia total de improvisaciones.
  2. La ganancia y/o el ahorro de tiempo por cuanto a que se pueden prever con antelación las herramientas y utillajes a utilizar.
  3. Un mejor y mayor control de stocks de las herramientas y equipos, al limitar los ítems a emplear en los procesos de fabricación.
  4. La guía y orientación de los operarios, haciendo que su labor resulte más lógica y racional.
  5. Una mayor productividad, como resultado de revisar y optimizar todos aquellos parámetros que de uno u otro modo pueden ser mejorados.