Matricería y Moldes

¿Sabías que...

Con el policloruro de vinilo (PVC) se inició en el año 1953 la producción de plásticos en nuestro país.

Cerrar

Bibliografía recomendada (espacio publicitario)

Conformado de las piezas

Charles Lobjois
Ed. Ceac, 2004
ISBN 84-329-3419-4
Transformación de la chapa

Charles Lobjois
Ed. Ceac, 2004
ISBN 84-329-3417-8

Ver otros libros de Matricería »

Desarrollo de producto

La producción en serie de componentes, ya sean de plástico o de chapa metálica, representa sin ninguna duda uno de los pilares de sustentación del sector secundario.

La renovación de la oferta para consolidar la posición de las empresas en los mercados actuales, junto a la apertura de otros emergentes, se traduce en la necesidad perentoria de fabricación de mayores cantidades y mejores productos en unos lapsos de tiempo más ajustados.

Imagen retrospectiva de la feria K2007

Por cortesía de International Trade Fair for Plastics and Rubber Worldwide


De ahí surge la necesidad de adoptar la utilización de componentes de plástico o de chapa metálica en ciertos casos problemáticos cuya solución, años atrás, hubiera podido parecer arriesgada o imposible. Hoy en día pues, se puede afirmar que estos componentes se utilizan a gran escala.

Por poner un ejemplo, diremos que el estampado de chapa en la producción de vehículos es una de las elaboraciones características que permiten obtener un gran número de elementos iguales entre sí y de gran calidad; el elevado coste del utillaje se compensa ampliamente.

Del mismo modo sucede con el sector de los moldes cuya representación es más que evidente en el mismo ámbito industrial. Sólo hace falta fijarse en la cantidad de componentes plásticos que forman parte de cualquier vehículo.

Imagen de uno de los productos presentados en la feria EuroBLECH 2010

Por cortesía de EuroBLECH


En líneas generales se ha comprobado que los componentes de plástico o de chapa metálica, si fueron concebidos racionalmente, sustituyen o reducen las soldaduras y remachados, y también la tornillería; porque en lugar de muchas piezas unidas se construye una sola integral, con la ventaja de una mayor simplicidad y mayor resistencia mecánica.

Y de ahí se deduce que la fabricación artesanal puede considerarse prácticamente extinguida y se limita, sólo en casos excepcionales y para pequeñas producciones, al montaje de contados elementos y/o subconjuntos de piezas.

Se vislumbra pues, el valor y la importancia atribuída al campo de la producción de componentes de plástico y de chapa metálica; y se desprende entonces, que cualquier técnico de desarrollo de producto deberá formarse una cultura sobre esta materia.


En este espacio se incluyen una serie de carpetas en las que se desarrollan otros tantos aspectos relacionados con el diseño de producto. Aquellos que estén interesados pueden acceder a la web de quienes suscriben cada uno de los temas clicando en los enlaces que aparecen en el pie de página de los respectivos temas.