Matricería y Moldes

@matrymoldes

Cargando...

Entrevista con el Sr. Rubén Adrián Pastor

Director Técnico de Matritec C.B.


Cítenos alguna de las características de las cerámicas con que trabajan.

Fundamentalmente estamos trabajando cerámicas con base de alúmina y de circona. Las cerámicas con base de alúmina tienen una dureza de 20 a 21 GPa y una resistencia mecánica de 400 MPa. Las cerámicas con base de circona tienen una dureza de 14-15 GPa y una resistencia mecánica superior, de 500 MPa. Si a esas bases les añadimos carburo de titanio (TiC), obtenemos un composite electro-conductor con claras ventajas sobre otros materiales recubiertos con este mismo material. Esto se explica fácilmente pues en nuestro caso, el carburo de titanio forma parte de la estructura del material mientras que en los materiales recubiertos, la capa dura tan solo es de unas milésimas de espesor.

Por si fuera poco, la dureza del carburo de titanio es mayor que la dureza del carburo de tungsteno (WC) y gracias a su estructura nanométrica se obtienen rendimientos superiores a los conseguidos mediante cualquier carburo de tungsteno de micrograno del mercado.

Matritec c.b. se dedica desde 1.982 a la construcción de matrices y otros componentes mecánicos de precisión.

¿Podría comentarnos alguna de las aplicaciones de esta clase de cerámicas en el ámbito de la producción por Matricería?

Tenemos, por ejemplo, una aplicación de un cliente que se dedica a la fabricación de detonadores a partir de chapa de cobre embutida. Su exigencia era la uniformidad geométrica y dimensional en el fino espesor obtenido. Con el mejor metal duro de micrograno del mercado, se obtenían 30.000 piezas por matriz. Actualmente, con una matriz cerámica se obtienen tres millones de piezas. Aunque se trata de un ejemplo extremo, queda absolutamente manifiesta la importancia de la tribología, es decir, el comportamiento mecánico de dos materiales trabajando a fricción.

Matritec desarrolla la tecnología de corte WEDM para cada composite o producto.

Aparte de la construcción de herramientas para la fabricación de piezas por conformado, ¿qué otras aplicaciones se están desarrollando en la actualidad?

Un ejemplo muy interesante son las prótesis biomédicas construídas a base de una mezcla de circona y alúmina con resina de polietileno de alta densidad. En estos casos, cabe decir que la resistencia a la fricción se ha reducido de manera notable.

¿Cuáles son los medios técnicos y humanos con los que cuenta Matritec para el desarrollo de estas tecnologías?

Está claro que hacer una predicción sobre el comportamiento del material que se está compactando es prácticamente imposible. En muchos casos la experiencia nos demuestra que el ensayo es, por el momento, la mejor metodología. Para ello, contamos con un equipo científico y técnico con profundos conocimientos en materiales, capaz de adaptar y/o desarrollar el composite más adecuado a las necesidades del cliente.

El corte de cerámicas sinterizadas mediante electroerosión por hilo abre todo un mundo de posibilidades para determinados sectores de producción.


¿Cuál es su capacidad de mecanizado sobre esta clase de materiales?

La capacidad de mecanizado de los composites electro-conductores varía en función de su propia composición. En este sentido por ejemplo, la tecnología de corte por WEDM o EDM no existe en el mercado sino que la desarrollamos en función de cada composite o producto. El acabado superficial una vez pulido o rectificado es de gran calidad debido a la estructura nanométrica del material.

La erosión por penetración es más lenta debido a que el material no conductor que se desprende cuesta de evacuar, lo que ralentiza el mecanizado.


¿Sobre qué materiales composites trabajan?

Fundamentalmente hacemos pruebas sobre los siguientes materiales: AlO2-NTiC-NSiC, AlO2-NTiC y NTiC, aunque algunas cargas como, por ejemplo, el carburo de silicio o el nitruro de silicio se configuran en función del trabajo a realizar.

¿Cuáles son sus objetivos para con las empresas que les confían sus proyectos?

El principal objetivo consiste en mejorar el rendimiento de las herramientas aumentando el número de unidades producidas por matriz. De este modo y debido a que se utiliza un solo útil, se reducen los tiempos muertos de manipulación y/o mantenimiento, obteniendo un mayor beneficio por pieza producida.

Otro de los objetivos, no menos importante si cabe, consiste en mejorar la calidad de los acabados del producto fabricado.


Matritec c.b.
Ctra. San Felipe, 9
07720, Es Castell - Menorca (Baleares)
Tel: 971 36 16 61
e-mail: matritec@infotelecom.es
Web: www.aimme.es/matritec